Todas mis cosillas...

Mi experiencia y mi fe...

     Hola, espero que te contagies de paz y armonía en tu visita.
     He creado este espacio personal, para expresar todo lo que me apetezca, teniendo siempre en mi corazón el amor a Nuestro Señor.
     Primero, quiero explicar brevemente mi historia...(oct.2010)
     Mi fe, es Cristiana Evangélica, (fe, no religión), aunque hace años, de pequeña, por tradición, porque fue lo que me enseñaron mis padres, era católica apostólica romana.  Cuándo creces, piensas por ti misma, te das cuenta de todas las incoherencias que te han enseñado, te das cuenta de que fallan muchas cosas, y de que no estas llevando una doctrina sana. No hay mas ciego que el que no quiera ver, que la única verdad, la única fe, es la Palabra de Dios.

      Después de esto, pasé un periodo de confusión, creyendo que sólo hacia falta creer en Dios “a mi manera”, ya que no compartía la “religión” que me habían enseñado. Y no sabía el alcance tan maravilloso de aceptar a Cristo como mi Salvador.

      Hasta que Nuestro Señor, permitió que mi marido y yo, nos cruzásemos en el camino de la vida. Él me enseñó una visión totalmente distinta y siempre me habló de su experiencia personal con el Señor nuestro Dios. Él, desde joven, asistía a una congregación, de la cuál se apartó por diversos motivos.  Fueron años difíciles y duros, muy duros.

      Él, volvió al camino del cuál nunca debió apartarse, pero volvió mas fuerte que nunca, y comenzó a congregarse.  Y después yo. Ahora, recientemente “introducida”, lucho por hacerme una cristiana con una fe cada vez más y más madura. Para ello, hemos tenido que cambiar muchas cosas, y renunciar a muchas otras, que no son sino ataduras del enemigo, dejamos atras una vida llena de pecado.

      Estamos creciendo personalmente, estamos creciendo en nuestra relación, estamos creciendo en nuestra labor de padres, y cada vez nos acercamos mas al Reino de Dios.

      La religión no existe, fue creada por el hombre. La religión no salva a nadie, solo vamos a ser salvos, si aceptamos a Cristo Nuestro Señor, como nuestro único Salvador.

      Creo en la necesidad de estudiar La Palabra de Dios, creo en que es pura Inspiración, y a pesar de que muchas personas, intentan engañarnos, haciéndonos creer, que "quedó obsoleto", La Palabra de Dios, las promesas de Dios, las enseñanzas de Cristo, la Espada que Dios nos dejó para luchar en este mundo, nunca "pasan de moda". Y entre muchísimas cosas que se hablan el La Palabra, una de ellas es del Espíritu Santo y de sus dones.

     Creo en el bautizo como requisito indispensable para la salvación. Mandato directo de nuestro Señor. Y no bautizando a un recién nacido, bautizándote, cuando de verdad en tu corazón aceptes a Dios, a Nuestro Señor y entiendas que tienes que hacer cambios, para permitir que el Espíritu Santo habite en ti.  No cuenta las veces que caigas, sino las que te levantes, pero aún así, tienes que renunciar a todas las cosas que te tenían atado a este mundo, todas los pensamientos, hechos y actitudes que te tenían amarrado al enemigo.

     Creo en el sagrado matrimonio, casamiento entre un hombre y una mujer, para pasar a ser una sola carne. Creo en la abstinencia pre-matrimonial, no en la "educación sexual" que le enseñan a nuestros hijos.

     Creo que todos somos unos pecadores, y que solo podemos ser salvos, por medio de Nuestro Señor, por fe, porque Él derramó su sangre por todos nosotros y clavó nuestros pecados en la cruz.

     Creo en que una virgen llamada María, dió a luz a Cristo, por obra y gracia del Espíritu Santo. Madre de Nuestro Señor, pero condeno la idolatría, según nos enseña la Palabra.

     Creo en que los ángeles son mensajeros de Dios, pero "no adorarás sino al Señor tu Dios".

     Creo en la Santa Trinidad, Dios Padre, Dios Hijo y Espíritu Santo.

     Creo en que debemos someternos a las leyes de nuestros países, de nuestros gobernantes, pero no debemos dejarnos engañar por "los tiempos", ni dejar que manipulen nuestra fe ni nuestro pensamiento, con "actualizaciones morales o actuales". Nuestra ley espiritual y moral, es la Palabra.
    

     He leído mucho por ahí, el tremendo error, que a veces se piensa. "No bueno, no importa, yo soy así y Dios me acepta por que nos quiere a todos" ; "No, eso era hace miles de años, ahora los tiempos han cambiado, y la religión tiene que adaptarse a ese cambio", y muchísimas mas frases como estas.  Primero, no se cambiará ni un acento ni una coma, hasta que no se haya cumplido hasta la última palabra de Nuestro Padre. Sus hijos, sólo sus hijos, es decir, los que siguen su palabra, los que aceptamos a Cristo en nuestro corazón, los que marcamos la diferencia y no renunciamos al buen camino, sólo estas personas, serán salvos por gracia, por fe y no por actos, porque todos somos imperfectos, todos pecamos, pero los verdaderos cristianos, vamos llamados al arrepentimiento, porque tenemos conciencia cristiana, es por eso, que somos salvos por fe y no por obras, porque siempre caemos, pero siempre nos arrepentimos.  Esto no es lo mismo, que hacer "lo que nos de la gana" porque "soy salvo por fe y no por obras".  No es lo mismo ser Hijo de Dios, que Criatura de Dios.

     Oro por ti, para que Dios toque tu vida y tengas la oportunidad de ver, vivir y sentir su Gracia.

      ¡Que Dios te Bendiga a ti, y a las personas que quieres!